Orquesta

Concertino, Op.34

Sábado, 28 Febrero 2015

4 clarinetistas / Orquesta sinfónica (varios grupos)

2 Eb.Cl, 1 A.Cl, 1 B.Cl (solistas)

Banda de Jazz [Fl. (opcional), S.Sx, A.Sx, T.Sx, Tpta, Tbne, Pno, D. Bass, Drums]

Cuerdas [Vlin (1A,1B,1C,2A,2B,2C) Vla (A,B,C) Cllo (A,B) D. Bass] - Arpa (opcional)

Grupo de percusión [4 perc.]

10 min. aprox.

Concierto en un movimiento para 4 clarinetistas (2 requintos, La y Bajo) y tres grupos orquestales (cuerdas, banda de jazz y conjunto de percusión). 

Notas al programa

La pintoresca esencia de aunar en un mismo lugar y a la misma vez una simultaneidad de ritmos, compases, frases, elementos temáticos, estilísticos, aspectos temporales e incluso agrupaciones instrumentales es vital para la comprensión de esta composición. Por ello, no solamente el empleo de solistas ahonda en este principio, sino que, además, aun siendo todos ellos clarinetistas, sus instrumentos van a ser diferentes. Un clarinete bajo capitaneará un rítmico y movido ensemble de jazz, un clarinete soprano en La expresará lentamente sobre una orquesta clásica de cuerdas y dos clarinetes requintos en Mib irrumpirán a modo de fanfarria junto con cuatro percusionistas como si de un grupo festivo de desfile se tratase. Estamos empezando a ver entonces que cada agrupación instrumental no sólo tendrá un determinado solista, una determinada instrumentación y unos determinados tempi afines sobre los que desarrollar su discurso musical, sino, lo que es más importante, un estilo musical propio.

Esta inusual concepción hace que adoptemos para el conjunto jazzístico un lenguaje motívico y armónico muy empleado para este tipo de agrupaciones. Se puede observar como la utilización de un contrabajo sin arco y amplificado, del ritmo de swing en la batería, la mencionada estructura melodico-armónica o incluso el marco formal de la idea musical del mismo es muy recurrente. También, la libertad en el empleo de una flauta es un elemento típico de las bandas de jazz, pues no todas poseen a un flautista entre sus filas.

La elegancia y tranquilidad de las líneas melódicas del clarinete soprano en La sutilmente acompañadas por una orquesta de cuerda que delicadamente trabaja la politonalidad con la ayuda de un arpa es uno de los aspectos más relevantes del grupo orquestal central. La idea del mismo es el desarrollo de una romanza que se verá continuamente interrumpida y ocultada tras las presentes sonoridades de los otros dos grupos instrumentales. Si se observa detenidamente, se puede apreciar como en los momentos de calma tan sólo aparece esta orquesta interpretando. Representa la poesía, lo bello de la vida que no es fácilmente visible por los seres humanos y que en la mayoría de las ocasiones es subyugado a nuestras acciones. No es casual de que esta orquesta sea la ubicada en el centro, ya que es la que dulcifica los dos opuestos que sonoramente poseen una mayor intensidad; el conjunto de jazz y el de la fanfarria. Muchas veces se verá envuelta en un fuego cruzado entre estos dos extremos, pero, siempre apacible, nunca dejará influenciarse por ninguno de ellos. Sin embargo, esta conseguida dulzura no estará siempre presente porque habrá claras excepciones. En ocasiones, la ruptura de la calma se verá generada a través de la creación de grandes tensiones armónicas, la aumentación en la intensidad de los matices o el ascenso hacia registros cada vez más agudos de los instrumentos de la orquesta.

Continuaremos señalando que el desplazamiento físico de las líneas melódicas va a ser también un desplazamiento que nunca conllevará una traslación de motivos ni, mucho menos, de estilos. Ello es debido a que en ningún momento he querido que se intercambien las ideas fundamentales que reinan en cada una de las agrupaciones instrumentales. Y la tercera de ellas, que está ubicada a la derecha de la escena, es la de esencia más cómica. En primer lugar, es algo un tanto ridículo el denominar “orquesta” a un conjunto de seis intérpretes. En segundo lugar, una fanfarria cuya única línea melodía viene marcada por unas agudas y a veces estridentes intervenciones de los requintos en un duelo politonal, es otro elemento bastante cómico. Su función principal será la de romper los discursos que propongan el resto de las orquestas.

Si atendemos a la suma del total de estos parámetros podemos comprender como la organización de los mismos mediante la simultaneidad de tempi es necesaria para que la composición no se derrumbe ni se convierta en algo caótico. La superposición temporal es, por lo tanto, uno de las principales elementos estructurales de este Concertino, Op.34.

 

Edición

Contacta con el compositor: 

 

Dedicación

A todos mis profesores 

 

Calendario

« Agosto 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Próximos Eventos

  1. Facebook
  2. Twitter

Donación

Gracias por su ayuda



Main Menu